Un congreso fundamental para los socialistas…

Los próximos días 4, 5 y 6 de julio se va a celebar el Congreso Federal del PSOE. Un congreso que aunque no levanta las espectativas del último cónclave del PP, pues ni se cuestiona al líder ni el ideario político, sí será fundamental para el socialismo español, principalmente por dos cuestiones: porque Zapatero necesita configurar una Comisión Ejecutiva fuerte, que genere confianza en los ciudadanos, que sea capaz de actuar con rapidez ante los problemas de éstos y que transmita… y por otro lado fortalecer al partido en los grandes núcleos urbanos para que conecten con la ciudadanía (asignatura pendiente a la vista de los últimos resultados electorales).

Con esas dos premisas, los socialistas buscarán caras. Y esa búsqueda… si se hace en términos generalistas (mújeres, jóvenes, experiencia, etc…) podría llegar a ser un fracaso. La situación es tan importante como para ponerle nombres… y elegir a las mejores mujeres, a los mejores jóvenes, a las personas con mayor experiencia.

Y en ese sentido yo creo que Andalucía debiera de aportar, por su experiencia en gobernar y por su capacidad de conviccción en cuanto a mayor número de personas comprometidas con el socialismo, algo más que la presidencia del partido, puesto que esa resposanbilidad es más de carácter honorífico que de carácter político.

Porque la imagen y la voz de un partido ante la ciudadanía es muy importante y la simpatía por un colaborador no tiene que significar necesariamente que sea la persona idónea para una responsabilidad concreta. En política, se da la circunstancia de personas que trabajan bien en las instituciones y no valen para trabajar orgánicamente en un partido y viceversa. Hay personas que hacen un trabajo estupendo de caracter interno y de cara al exterior no pueden ni asomar la nariz… y al contrario.

Un partido como el PSOE, debe tener la capacidad de pasar de la generalidad y de las grandes frases a la concreción y la concreción son los nombres, los/as mejores… sin cuotas, sin cupos y sin preferencias personales que no esten en consonancia con la capacidad de cada persona. 

Como se suele decir… los experimentos con Coca-Cola. Tras la nueva situación del PP, el PSOE se juega mucho…

PSOE y PP: algo más que dos visiones diferentes sobre la crisis…

 

Ayer se celebró en el Congreso de los Diputados una sesión dedicada exclusivamente al análisis de la situación económica del país. Y en la misma hemos podido comprobar algo más que dos visiones o versiones diferentes sobre un mismo problema: la crisis o desaceleración que sufre la economía española.

En este sentido, estoy convencido que además de las versiones y las visiones… luego está la forma de actuar de cada partido, tanto en función de su color político como de si gobierna o está en la oposición. Es en la actuación  dónde está la diferencia y dónde cada uno se define…

Desde luego que Rajoy no puede dar clases sobre defender a los más débiles ante la crisis económica, máxime cuando él perteneció a un gobierno que recortó los derechos sociales de los trabajadores de este país con un decretrazo que redujo, entre otras cuestiones, la protección por desempleo de los parados en general y de colectivos marginados como los del campo en particular. Por cierto un decretazo que los propios tribunales finalmente anularon.

Guste o no, existe una gran diferencia entre recortar derechos o regalar 400 euros. Será una medida antisocial como dice Rajoy pero eso es entregarle renta a los trabajadores mientras ellos, cuando les tocó hacian todo lo contrario «recortar», y todo ello la margen de los agentes sociales, es decir por huevos….

Por tanto entiendo la dureza de Zapatero con el líder de la oposición y que le eche en cara también que “sí hay una política económica de derechas y neoconservadora y otra socialdemócrata y de izquierdas”. Según definió, una política económica “de derechas y neoconservadora” se caracteriza por “hacer decretazos” que menguan “los derechos de los trabajadores” en lugar de mantener el diálogo social, como ocurre con las políticas de izquierdas.

Zapatero también señaló otras diferencias como congelar los salarios o pensiones mínimas en épocas de crecimiento; no ofrecer prestaciones por nacimientos; congelar la ayuda al desarrollo de los países del Tercer Mundo o no invertir en desarrollo. Para ZP, así actúan, desde políticas conservadoras, los populares, frente a las políticas “socialdemócratas” de su partido.

A Rajoy se le ha olvidado muy pronto que él fue gobierno, por cierto un gobierno que sufrió varias huelgas generales… por realizar precisamente políticas sociales regresivas. Por poner un ejemplo de incongruencia: es como si un empresario que es un negrero, maltrata a los trabajadores y además los despide injustificadamente, al poco tiempo se presenta como defensor de los derechos de éstos. Pues la verdad es que sería poco creíble. Tan poco creíble como lo es Rajoy ahora mismo.